lunes, 13 de mayo de 2013

Mousse de chocolate

Una de mis debilidades es el chocolate, y desde que mi amiga Sahira nos dio a probar este postre, he intentado que me quedara al menos tan bueno como a ella.

Aquí lo más importante es tener un buen chocolate, en este caso usé una tableta de chocolate a la taza y quedó realmente bien, aunque también podéis optar por otro chocolate de cobertura.


Como siempre os dejo la preparación en la Thermomix y en el modo tradicional, para que todo el mundo se anime.

INGREDIENTES:

- 300 grs. de chocolate a la taza (o chocolate de cobertura)
- 100 grs. de azúcar
- 100 grs. de mantequilla
- 175 ml. de leche
- 5 huevos
- Zumo de limón
- Sal 


PREPARACIÓN (Th-31):

En primer lugar separamos las claras de las yemas y las reservamos.

A continuación, en el vaso echamos la leche, las yemas, la mantequilla y el azúcar durante 5 minutos, a 80ºC a vel. 4.

Añadimos el chocolate troceado hasta que se ablande y lo trituramos durante 15 segundos a vel. 6. Esta mezcla la vertemos en un cuenco y lo llevamos a la nevera para que enfríe.

Ahora debemos lavar el vaso y enfriarlo para poder montar las claras a punto de nieve. Para ello, pondremos la mariposa, echaremos las claras, unas gotas de zumo de limón y una pizca de sal, lo cual nos llevará 5 o 6 minutos a velocidad 3.


Mezclamos todo envolviendo con una lengua pastelera para que no se baje, y vertemos en cuencos. 


Ya sólo queda llevarlo a la nevera durante al menos dos horas.

PREPARACIÓN (Clásica):

En primer lugar separamos las claras de las yemas y las reservamos.

A continuación en un cazo a fuego medio, echamos la leche, las yemas, la mantequilla y el azúcar y con unas varillas, mezclaremos hasta conseguir una mezcla esponjosa.

Añadimos el chocolate troceado hasta que se derrita, batiendo bien hasta conseguir un aspecto cremoso. Reservamos y enfriamos la mezcla en el frigorífico.

Mientras tanto, con ayuda de una batidora de varillas (lo podéis hacer a mano pero tardaréis un buen rato) haremos las claras a punto de nieve, echándole unas gotas de zumo de limón y una pizca de sal.

Mezclamos todo envolviendo con una lengua pastelera para que no se baje, y vertemos en cuencos.

Ya sólo queda llevarlo a la nevera durante al menos dos horas.

¤¤¤¤¤¤

Para saber si la mousse ha quedado bien es hincarle la cuchara y apreciar si ha quedado esponjosa, yo creo que cuanto más batidas estén las claras a punto de nieve mejor quedará.


Es un postre que además queda muy vistoso ya que se puede presentar de mil maneras, hay a quién le gusta con un poco de nata por encima, otros con canutillos de galleta, yo en este caso me decanté por fideos de chocolate y de colores.

¿Os animáis a probar?

1 comentario:

  1. Sergio, tu q quieres q me de un chungo de la envidia!!!!

    ResponderEliminar