lunes, 17 de julio de 2017

Helado de sandía y pepitas de chocolate

Con estos calores lo que más apetece es un buen helado y si es casero pues mucho mejor. En esta ocasión he pensado en hacer un helado de sandía que casi todo el mundo tiene en estas fechas y darle un toque con pepitas de chocolate.

Como en otras veces he utilizado la heladera del Lidl y quedan unos helados muy cremosos.


INGREDIENTES:

- 400 grs. de sandía congelada (limpia y sin pepitas)
- 300 grs. de nata líquida para montar
- 25 grs. de azúcar invertido
- 75 grs. de azúcar glas 


PREPARACIÓN (en Thermomix):

Si no lo tenemos azúcar glas, trituramos el azúcar normal durante 10 segundos a velocidad 5-7-10. Bajamos los restos.

Ahora añadimos la sandía y la trituramos durante 30 segundos a velocidad 5-7-10. Bajamos los restos.

Añadimos el azúcar invertido y la nata y lo programamos durante 1 minutos a velocidad 6. 



PREPARACIÓN (Clásica):

Con una picadora trituramos el azúcar glas con la sandía (mejor que no estén congeladas del todo). 

Añadimos el azúcar invertido y la nata y lo trituramos todo a máxima potencia durante 1 minuto.

¤¤¤¤¤¤

En este caso la mezcla resultante no tenemos que llevarla al frigorífico para que enfríe, ya que la sandía estaba congelada. 

Eso sí, os recuerdo que este tipo de heladeras requieren que la cubeta esté al menos 24 horas en el congelador antes de usarla.

Ahora con la heladera en marcha vamos incorporando la mezcla por el bocal poco a poco y dejamos que actúe durante unos 30-35 minutos. 


Cinco minutos antes de terminar le añadimos las pepitas de chocolate por el bocal para que se mezcle bien con el helado.

Sabremos que está porque la veremos como el helado ha crecido y está cremoso.


Ya sólo queda verterlo en un tuppper y llevarlo unas horas al congelador.


Como en otras ocasiones os recomiendo sacarlo unos minutos antes de consumirlo para que podáis hacer bolas de helado más fácilmente.




Y a disfrutar ya sea con cuchara o sobre un cucurucho de galleta.

¿Os animáis a probar?

lunes, 10 de julio de 2017

Arroz Tres Delicias

Ya sabéis lo que me gusta la comida china, y no podía faltar uno de los clásicos, el arroz tres delicias. Cuando pido comida asiática es un plato imprescindible pero que podemos preparar en casa sin ningún esfuerzo y con un resultado increíble.




Es cierto que más que tres delicias son cinco o seis por todos los ingredientes que lleva, una ventaja más para prepararlo nosotros mismos.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 175 grs. de arroz largo
- 12 gambas peladas
- 50 grs. de guisantes
- 1 zanahoria
- 2 lonchas de jamón cocido
- 1 huevo
- 1 cucharadita de azúcar
- Vinagre de arroz (opcinal)
- Aceite de oliva
- Sal
- Salsa de soja (opcional)


PREPARACIÓN:

Ponemos agua en una cazo y ponemos a hervir la zanahoria pelada. Si los guisantes son frescos también los añadimos. En mi caso eran de lata por lo que no hizo falta. Tendremos la zanahoria alrededor de 10 minutos. Dejamos enfriar y cortamos en taquitos. Reservamos.

Batimos el huevo y le añadimos una pizca de sal y una cucharadita de azúcar. Buscamos una tortilla muy fina tipo crepe. La cortamos en tiras o en trozos no muy grandes. Reservamos.

Cortamos las tiras de jamón cocido y reservamos.
Ya sólo nos falta cocer el arroz. Yo no suelo emplear ningún método especial. Poner agua y sal en un cazo y cocer hasta que el arroz tenga la consistencia adecuada.




En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y ponemos las gambas. Cuando estén salteadas añadimos el arroz cocido y dos cucharadas de vinagre de arroz.


Añadimos el resto de ingredientes (zanahoria, guisantes, jamón cocido y la tortilla) salteamos durante un minuto y servimos. 




Podemos añadir salsa de soja aunque yo prefiero añadirla ya en el plato.




Es un plato que podemos servir en el momento o incluso guardarlo en un tupper para el día siguiente y sigue perfecto. Ideal para llevar al trabajo.

¿Os animáis a probar?

lunes, 3 de julio de 2017

Pipas de calabaza especiadas

En muchas ocasiones preparamos recetas de calabaza y al limpiarla acabamos tirando más de lo necesario, por ejemplo sus semillas.

Personalmente las pipas de calabaza me encantan y si además le damos un ligero toque de especias mucho más.


Vais a ver que es fácil de preparar y el resultado son unas pipas crujientes y muy sabrosas.

INGREDIENTES:

- Pipas de calabaza frescas
- 1 cucharada de Ras el Hanout (o la combinación de especias que más nos guste: comino, pimentón, ajo, cebolla, orégano, perejil, cúrcuma, clavo, etc)
- Sal
- Agua

PREPARACIÓN:

Lo primero es vaciar la calabaza y sacar todas las pipas de su interior. Intentamos separar toda la pulpa de las semillas.

Lavamos bien todas las semillas con agua fría.


El siguiente paso es opcional y se trata de dejar en remojo en agua salada las semillas de 6 a 12 horas para desactivar las enzimas inhibidoras de las semillas, con ello conseguimos evitar que dichas enzimas no irriten nuestro estómago y además conseguimos aumentamos las vitaminas que nos aportan.
Como digo es opcional, y a dicho proceso se le conoce como activar las semillas y frutos secos.


Una vez pasado el tiempo requerido aclaramos bien las pepitas y las secamos con un papel absorbente.


Ponemos las pipas en un bol, le añadimos las especias (en mi caso el Ras el Hanout), las sazonamos a nuestro gusto y las ponemos en una bandeja forrado con papel de hornear.


Debemos repartirlas de forma que no se amontonen unas encima de otras.


Las tendremos en el horno a 180ºC durante 30 minutos o hasta que veamos que estén tostadas. Yo cada 10 minutos las muevo para que se tuesten de forma uniforme.

También podemos tostarlas en una sartén. Aquí debemos tener cuidado y remover constantemente hasta conseguir el tostado.


Es muy importante que no lleguen a quemarse o a la hora de comerlas tendrán un punto rancio nada apetecible.

Dejamos que se enfríen y a disfrutar de un perfecto picoteo.


¿Os animáis a probar?