lunes, 12 de noviembre de 2018

Tarta de manzana en hojaldre y con compota

Hoy un postre de manzana que se hace muy rápido y que da un resultado fabuloso. Hay que tener en cuenta que estamos en la mejor época para comer manzanas, es cuando más sabor tienen.

La base es un hojaldre fresco, puede ser rectangular o redondo sobre el que pondremos compota de manzana.

He visto que no tengo publicada la receta de la compota de manzana, pero os haré un pequeño adelanto para quién quiera hacer esta tarta.


INGREDIENTES:

- 1 lámina de hojaldre
- Compota de manzana
- 5 manzanas (si son reineta mejor)
- Azúcar
- 30 grs. de mantequilla fundida
- Canela en polvo (opcional)


Para la compota de manzana:

- 3 manzanas
- 250 ml. de agua
- 5 cucharadas de azúcar
- 1 palo de canela
- 2 o 3 cucharadas de mermelada de melocotón
- Zumo de medio limón (opcional)

PREPARACIÓN:

Lo primero será preparar la compota de manzana.

Es muy sencillo. Ponemos el agua, el palo de canela y el azúcar en un cazo y cuando empiece a hervir añadimos las manzanas peladas y cortadas en trozos pequeños, tipo dados. Podemos añadir el zumo de limón.

Dejamos a fuego lento durante 30 minutos removiendo de vez en cuando.

Si os gusta más pasada, podemos triturar un poco con la batidora.

Podéis tener la compota preparada con antelación y de ese modo la tarta la haremos en poco tiempo.

******

Precalentamos el horno a 200ºC.

Sacamos la lámina de hojaldre y la colocamos sobre un papel de horno.

Con la ayuda de un pincel untamos la base de mantequilla y espolvoreamos azúcar.

Ahora ponemos otro papel de horno encima y le damos la  vuelta. De esta forma la capa de azúcar y mantequilla será la base de nuestra tarta.


Seguidamente pinchamos con un tenedor todo el hojaldre y le damos forma a los bordes (Es la capa que no tiene azúcar ni mantequilla).


Ponemos la compota por encima del hojaldre y por último pelamos y troceamos las manzanas en trozos más o menos iguales y las colocamos cubriendo la tarta por completo.



Ya sólo nos falta untar con mantequilla las manzanas y espolvorear azúcar (y canela si nos gusta).


Horneamos durante 35 minutos a 200ºC o hasta que veamos que el hojaldre está completamente tostado.


Una vez fría, podemos darle una capa de mermelada de melocotón o albaricoque...



... le dará brillo y un punto muy bueno que la hará irresistible.

¿Os animáis a probar?

lunes, 5 de noviembre de 2018

Sardinas asadas

En muchas ocasiones nos da pereza preparar sardinas en casa porque huelen mucho pero yo siempre que puedo las hago al horno y así reduzco, en la medida de lo posible, el mal olor que puedan desprender, y os puedo asegurar que el resultado merece la pena.

Las hago abierta, sin espinas para que los peques de la casa se las coman mejor, son más cómodas de comer y no requiere mucho trabajo limpiarlas.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 8 o 10 sardinas
- Sal
- Pimienta
- Ajo en polvo
- Cebolla en polvo
- Perejil picado
- Pan rallado
- 1 limón (lo exprimiremos una vez estén listas para comer)

PREPARACIÓN:

Sin duda lo único que puede costarnos un poco más de trabajo es el limpiar las sardinas. A mi me gusta quitarles la cabeza, las tripas y las espinas, las aclaro bien en agua fría y las reservo.

Cuando tengo todas listas, las coloco en una bandeja forrada de horno.


Ponga la piel abajo y sobre los lomos, condimento al gusto.

En esta ocasión usé ajo y cebolla en polvo, salpimenté y por encima puse pan rallado, que hace que forme un costra muy rica.


Metemos al horno durante 15 minutos a 200º C o hasta que veamos que están hechas.


Una vez asadas, las ponemos en el plato y, a mi me encantan, con mucho limón, de modo que exprimimos por encima justo antes de servir.

Podemos acompañar las sardinas con una ensalada o unos tomates y a disfrutar.


Receta muy sencilla y sana para perderle el miedo a este tipo de pescados.

¿Os animáis a probar?

lunes, 29 de octubre de 2018

Alitas de pollo "light"

En casa nos gustan mucho las alitas de pollo y las preparamos de muchas formas, desde fritas, cuando no disponemos de mucho tiempo, como al horno, pero en esta ocasión, quería poder disfrutar de ellas pero de un día para otro, sin tener que esperar demasiado.

Para conseguirlo, lo vamos a hacer de dos formas. Primero las vamos a cocer en olla a presión y en una segunda, al horno para darle ese color tan característico.


INGREDIENTES:

- 1 Kg. de alitas de pollo
- Sal
- Pimienta
- Ajo
- Perejil (u orégano)
- Aceite de oliva virgen extra
- Agua

PREPARACIÓN:

En primer lugar tenemos que limpiar las alitas. Yo suelo cortar la parte de la pinza que no se come. 


Después salpimentamos al gusto y en una olla con agua las introducimos. Las tendremos 10 minutos desde que suba el segundo anillo.

En esta ocasión, una vez cocidas yo las guardé hasta el día siguiente, pero podemos hacerlo a continuación.


Ponemos en una bandeja de horno las alitas y las condimentamos a nuestro gusto, desde un poco de aceite de oliva con ajo y perejil, como con salsa barbacoa.


Las tendremos durante 10 minutos a 200ºC o hasta que estén doradas y listo. 


La ventaja es poder comer alitas en cualquier momento con sólo 10 minutos de horno recién hechas, además al estar previamente cocidas, la carne está tierna y el palo de la alita sale solo. 


No notaréis la diferencia.

¿Os animáis a probar?

lunes, 22 de octubre de 2018

Oreja a la plancha

Lo confieso me gusta ir a tapear con los amigos y tomarnos unas cañas, y una de mis favoritas es la oreja a la plancha, y es que como se dice en mi pueblo del cerdo se aprovecha todo y esto es un buen ejemplo.

  

Podéis comprar la oreja y cocerla vosotros, pero yo os recomiendo que la compréis ya cocida, os evitaréis el engorro de hacerlo y además de esta forma la tendréis siempre en su punto.

INGREDIENTES (para 2 personas):

- 250 grs. de oreja de cerdo cocida
- 1 diente de ajo
- Perejíl picado
- Pimentón (dulce o salado al gusto)
- Pimienta negra molida


PREPARACIÓN:

Como ya tenemos la oreja cocida, lo que vamos a hacer es dorarla en una sartén, para ello echaremos una gotita de aceite y la moveremos constantemente para que no se pegue.



Cuando ya tenga empiece a coger color, le picaremos un ajo, y le espolvoreamos perejil picado, la pimienta negra y por último una cucharadita de pimentón. Yo uso del dulce pero podéis darle un toque picante para animar el plato.


La oreja estará lista cuando adquiera ese aspecto de crujiente tan característico, y que hace que sea irresistible.


Ya sólo queda acompañarla de una cervecita bien fresquita o un vinito para que la combinación sea perfecta.

¿Os animáis a probar?

lunes, 15 de octubre de 2018

Pimientos asados al horno

Hoy no vamos a prepara un plato como en otras ocasiones, sino que vamos aprender a preparar un básico, que luego nos servirá para multitud de acompañamientos.


Una vez los tengamos preparados, podemos meterlos en botes y hacer conservas, congelar los que no vayamos a preparar, o aliñar a nuestro gusto. Las opciones son infinitas.

INGREDIENTES:

- 3 pimientos rojos (casí 1,500 kg)
- Un poco de agua


PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos es precalentar el horno. Lo pondremos con calor arriba y abajo a 200ºC.

Lavamos muy bien los pimientos y en una bandeja de horno con papel sulfurizado colocamos nuestros pimientos.

Echamos un chorrito de agua en la base para crear algo de humedad e introducimos en el horno. Bajamos un poco la temperatura 180º - 190º según cada horno y lo tendremos así durante 30 minutos.


Pasado ese tiempo abrimos el horno y con mucho cuidado de no quemarnos les damos la vuelta para que se hagan por todos los lados por igual. Lo tendremos otros 20 minutos más. 


Hay que estar un poco encima de ellos para que no lleguen a quemarse e ir girando de vez en cuando los pimientos para que se hagan de forma homogénea.

Sacamos los pimientos del horno. Veremos que los pimientos quedan tiernos.


Ahora llega la fase más farragosa, quitarle la piel los pimientos. Lo mejor es dejar que se enfríen, incluso podemos taparlos con papel de aluminio y cuando estén completamente fríos vamos retirando la piel.

Retiramos las pepitas y cortamos en tiras. El líquido que nos ha quedados nos puede venir bien si vamos a realizar conservas.

A mí me gusta aliñarlos para acompañar a mis platos. Le pico muy fino un diente de ajo pequeño, aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta y orégano. Lo mezclo todo bien y lo reservo en el frigorífico para que coja todo el sabor.




De esta forma tenemos preparados unos deliciosos pimientos asados a nuestro gusto...por ejemplo estas tostas con jamón serrano...

¿Os animáis a probar?