lunes, 11 de diciembre de 2017

Polvorones de almendra (y chocolate)

Uno de los productos típicos  navideños que no pueden faltar en cualquier casa son los polvorones. Tenemos la costumbre de comprarlos pero esta vez vamos a probar a hacerlos nosotros mismos. Verás como nos sorprenderán.

Además son mucho más fácil de lo que pudiera parecer. Sólo tenemos que quitarle el miedo. De hecho la única dificultad es tostar la harina y ya veréis como es un proceso muy sencillo.


Me parece una recete perfecta para celebrar que hoy es mi cumpleaños

INGREDIENTES (para 25 polvorones):

- 250 grs. de harina
- 100 grs. de manteca de cerdo (a temperatura ambiente)
- 100 grs. de azúcar glas
- 80 grs. de almendras molidas
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 2 cucharadas de cacao puro (si queremos hacer alguno de chocolate)


PREPARACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es tostar la harina. Es muy fácil.

En una bandeja de horno extendéis bien la harina y a una temperatura de 150ºC la dejáis durante unos 10 minutos. Removemos bien y repetimos la operación 3 veces más. En total unos 40 minutos. Debemos conseguir un ligero color tostado, pero no demasiado ya que sino sabrá a quemado.




Ahora debemos reservar la harina y dejar que se enfríe por completo. Lo ideal es hacerlo el día anterior.

Mientras tanto vamos a tostar la almendra molida. Yo prefiero tostarla en una sartén para evitar que se queme. Removemos durante 5 minutos y veremos como coge color tostado. Al igual que la harina reservamos hasta que se enfríe completamente.


Tamizamos la harina y la almendra (nos sirve un colador). Añadimos la manteca de cerdo que deberá estar a temperatura ambiente, el azúcar glas y la canela para conseguir una masa homogénea.


Podéis usar la thermomix pero es una masa que se mezcla muy bien con las manos. Al final debemos conseguir una bola de masa uniforme.

Además podemos hacer polvorones de chocolate. Para ello partimos la masa en dos y a una de ellas le añadimos dos cucharadas de cacao en polvo. Mezclamos bien hasta conseguir que se integre por completo.

Ya sólo queda envolver cada masa en papel film y llevarlo al frigorífico durante 30 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC. 

Sacamos la masa del frigorífico y la dejamos de un grosor de 1cm aproximadamente. Para que queden tan iguales a la foto, el truquillo es en dar la vuelta a la masa antes de cortar, de forma que la parte que está contra nuestra mesa de trabajo queda justo arriba.

Ya sólo queda utilizar un cortapastas no demasiado grande (ya que son contundentes). En esta tarea podéis hacer como yo y pedir a los más peques de la casa que nos echen una mano.


Ponemos en una bandeja de horno con papel sulfurizado y horneamos durante 15 minutos. 



Es muy importante que hasta que no se enfríen del todo no intentemos moverlos o se nos romperán. 

Podemos decorarlos con un poco de azúcar glas por encima. También a la hora de hornearlos podemos echar por encima ajonjoli que le dará un toque diferente.


Aunque debo de confesar que el jurado de mi casa se decantó por el clásico, sin nada más...aunque echaron en falta los papelitos que los cubren...


El éxito está asegurado y dudo que volváis a comprar polvorones con esta receta.

¿Os animáis a probar?

lunes, 4 de diciembre de 2017

Bizcocho cebra

Ya sabéis lo que me gustan los bizcochos caseros pero en esta ocasión vamos a sorprender a nuestros comensales ya que desde el primer corte nos va a sorprender.


Además de tener un bizcocho que nos entra por los ojos, conseguimos un bizcocho muy tierno y con un sabor buenísimo. Y por si cabe alguna duda, es muy fácil de hacer.


INGREDIENTES:

- 3 huevos
- 1 yogur natural o de limón
- 3 yogures de harina 
- 2 yogures de azúcar 
- 1/2 yogur de aceite de girasol
- 1 sobre de levadura Royal®
- 2 cucharadas de cacao puro en polvo


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC.

En un vaso batidor (yo usé la thermomix) incorporamos todos los ingredientes salvo el cacao puro y los batimos bien. Comenzamos por los huevos y el azúcar. A continuación incorporo el aceite, la harina y la levadura.


Separamos la masa en dos. En mi caso el total fueron 700 grs. de masa por lo que coloqué 350 grs. de masa en cada bol.


En una de las mitades le añadimos las dos cucharadas de cacao puro y mezclamos bien hasta que quede bien integrado.

Lo siguiente será untar el molde con mantequilla y espolvorear harina para que salga el bizcocho sin problemas.

Y ahora empieza la magia de la receta. Ponemos tres cucharadas de masa blanca (sin cacao) en el centro del molde. A continuación, ponemos otras tres cucharadas de masa con chocolate en el centro de la masa y sobre ésta la misma cantidad de masa de cacao (siempre en el centro). Seguimos alternando las mezclas hasta terminar con las masas. 



Veremos como se van formando anillos alternos blanco y negro.


Horno durante 30 minutos a 180ºC. Como siempre dependerá del molde que utilicemos y del horno de cada uno.




Una vez que haya templado podemos desmoldar y a disfrutar.


¿Os animáis a probar?

lunes, 27 de noviembre de 2017

Zumo de uva natural

Después de una visita a mi pueblo he tenido la desgracia de juntarme con muchas uvas y ante la idea de que se pongan malas y desperdiciarlas he pensado que a parte de comerlas (cosa que me encanta) podría darle otra salida.


El resultado es un zumo de uva muy natural, con un sabor increíble, sin azúcares añadidos (como los anuncios de la tele) y que a todos los que les da pereza eso de quitar pepitas y pieles a las uvas les va a encantar.

INGREDIENTES (para 4 vasos aproximadamente):

- 600 grs. de uvas
- 1 limón
- 300 ml. de agua
- 1 cucharada de azúcar (yo no le puse nada porque la uva era muy dulce)


PREPARACIÓN (en Thermomix):

Lavamos muy bien las uvas y las ponemos en el vaso, junto con el limón que pondremos pelado y sin pepitas ni la parte blanca. 

Si la variedad de uva no es muy dulce podemos añadirle una cucharada de azúcar.

Programamos 1 minuto a velocidad 5.


Añadimos el agua y programamos 30 segundos a velocidad 3.


Usamos un colador o el propio cestillo de la thermomix  para colar el zumo dejando todas las pieles y pepitas en el interior del vaso.

PREPARACIÓN (Clásica):

Lavamos muy bien las uvas y las ponemos un  bol o en un vaso batidor. Añadimos el limón pelado, sin pepitas ni la parte blanca. Si vamos a usar un poco de azúcar también lo añadimos ahora.

Batimos bien. Podemos usar una batidora clásica o un vaso batidor. Os recomiendo éste último porque ensuciaremos menos. El tiempo es orientativo pero la uva tiene que quedar echa zumo.

Añadimos el agua y volvemos a mezclar.

¤¤¤¤¤¤


El resultado es un zumo con un sabor muy intenso. Yo procuro que la uva esté previamente en el frigorífico y de esta manera se puede tomar el zumo directamente.


En caso de no tener tanta uva podéis dividir las cantidades por la mitad y tendréis 2-3 vasos de zumo.

Receta de aprovechamiento que os sorprenderá por un sabor fresco y muy natural.

¿Os animáis a probar?

lunes, 20 de noviembre de 2017

Spaghetti ai Frutti di Mare

Hoy vamos a preparar uno de los mejores platos de pasta que podemos probar con todo el sabor del mar que nos proporciona el marisco, que además se hace en poco tiempo y que nos da un resultado fantástico.


Como siempre, podemos adaptar la receta a nuestros gustos o necesidades para que la receta quede perfecta.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 200 grs. de espaguetis
- 250 grs. de mejillones
- 200 grs. de chirlas (o almejas)
- 12 langostinos (o gambones)
- 150 grs. de calamares
- 2 tomates
- 2 dientes de ajo
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Pimienta

PREPARACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es poner las chirlas (o las almejas) en agua con sal durante al menos media hora, para que suelte toda la tierra sobrante. 

Comenzamos cociendo la pasta. Para ello ponemos agua a hervir con un puñado de sal. Cocemos durante el tiempo que marque el fabricante.


Mientras tanto vamos preparando el marisco.

En un cazo ponemos las chirlas con un poco de agua y tapamos con una tapa. Los dejamos 3 o 4 minutos hasta que se abran. Desechamos las que queden cerradas. Reservamos.


Del mismo modo hacemos con los mejillones. Ponemos un poco de agua (o vino blanco) y los tenemos 3 o 4 minutos, hasta que veamos que están abiertos. Desechamos los que queden cerrados. Reservamos.


Pelamos los langostinos y tanto las cabezas como las cáscaras las ponemos al fuego con un poco de aceite de oliva. Cuando estén doradas las ponemos un poco de agua y sal. Las cocemos durante 5 minutos. Trituramos con una batidora y colamos. Reservamos el caldo, que le dará mucho sabor.


Una vez preparado todo el marisco, ya sólo falta rehogar todo.


Para ello, ponemos un poco de aceite de oliva y los ajos picados. Cuando empiecen a coger color, le añadimos el calamar cortado en dados (o entero si no es muy grande). Le añadimos el tomate troceado. Después de unos minutos incorporamos los langostinos (troceados o enteros a nuestro gusto), los mejillones y las chirlas. Incorporamos el caldo de las cabezas de langostino y dejamos que hierva durante 5 minutos.


Ya sólo falta añadir los espaguetis, mezclar todo bien y servir bien caliente.




Es un plato espectacular que nos descubre los sabores más intensos del mar, para disfrutar de una plato de pasta diferente.

¿Os animáis a probar?

lunes, 13 de noviembre de 2017

Magdalenas de calabaza

En esta época del año las calabazas son el fruto estrella y con ellas podemos hacer infinidad de platos, entre ellos dulces como las magdalenas que hoy traigo.

Como vais a ver se trata de un postre fácil, suave y muy esponjoso, que en Otoño debemos aprovechar.


INGREDIENTES (para 12 magdalenas):

- 300 grs. de calabaza (ya limpia)
- 3 huevos
- 200 grs. de harina
- 125 grs. de azúcar
- 75 ml. de aceite de girasol
- 50 ml. de leche
- 1 sobre de levadura Royal®
- 1 pizca de sal
- Canela en polvo (opcional)


PREPARACIÓN (en Thermomix):

En primer lugar limpiamos la calabaza y la troceamos. La ponemos en el vaso y trituramos durante 10 segundos a velocidad 3-5-9.

Añadimos el aceite, la leche, los huevos y el azúcar. Mezclamos todo bien durante 10 segundos a velocidad 6.

Por último, incorporamos la harina, la levadura, la pizca de sal y si nos gusta el toque de canela en polvo. Batimos durante 10 segundos a velocidad 6.


PREPARACIÓN (Clásica):

En primer lugar limpiamos la calabaza y la troceamos. Podemos usar una picadora, un rallador o bien hacerlo a cuchillo.

Añadimos el aceite, la leche, los huevos y el azúcar. Mezclamos bien con la ayuda de una batidora de varillas.

Por último, incorporamos la harina, la levadura, la pizca de sal y si nos gusta el toque de canela en polvo. Batimos durante unos segundos hasta conseguir una mezcla homogénea.

¤¤¤¤¤¤

Precalentamos el horno a 200ºC.

Una vez tengamos la masa lista es la hora de preparar los moldes. 


En la bandeja del horno colocamos los moldes de acero y dentro de éstos los moldes de papel. Ya sólo queda rellenar hasta el borde con la masa ayudándonos de una cuchara y por último a mi me gusta echarle un poco de azúcar por encima, que luego le dará un toque muy vistoso.



Horneamos a 200ºC durante 30 minutos. Tened en cuenta que cada horno es un mundo por lo que debéis vigilarlas hasta que queden doraditas.

Dejamos enfriar un poco antes de desmoldar y a disfrutar.



Es una gozada hacer magdalenas caseras para el desayuno y si aprovechamos los frutos de temporada, podemos conseguir darles un toque muy particular.


Recordad que si las guardamos en una caja nos durarán varios días y no se pondrán muy duras.

¿Os animáis a probar?