lunes, 21 de enero de 2019

Níscalos al ajillo con jamón

Los níscalos (también conocidos como robellones) es una de la setas más fáciles de encontrar en España y aunque la mejor época es el otoño, este año, debido a que las temperaturas no han debido de ser muy altas, aún podemos encontrarlos en campos de Soria, como son estos que traigo hoy.

La receta, seguramente sea la más tradicional de todas para preparar estos níscalos, con ajito y jamón serrano, pero hay multitud de variantes que veremos más adelante.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 1/2 kg. de níscalos
- 2 dientes de ajo
- 1 guindilla (opcional)
- Jamón serrano
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Perejil picado (opcional)


PREPARACIÓN:

Lo primero y más importante es limpiar bien los níscalos. Para ello los metemos debajo del grifo y con abundante agua los lavamos.  


Una vez limpios los troceamos y reservamos.



Picamos los dientes de ajo y en una sartén con aceite de oliva los pochamos.


Cuando veamos que cogen color, incorporamos los níscalos troceados, les ponemos un poco de sal y dejamos que se cocinen unos minutos a temperatura media alta, ya que soltarán agua y así se va evaporando.

Casi al final, añadimos el jamón serrano encima y si nos gusta un poco de perejil picado finamente.


A los que os guste el picante, cuando sofreímos el ajo, podemos añadirle una guindilla que le va perfecto a este plato.


Servimos muy caliente y a disfrutar de un manjar, que este año hemos podido disfrutar durante mucho más tiempo.

¿Os animáis a probar?

lunes, 14 de enero de 2019

Lasaña de atún y huevo

Me encanta la pasta en cualquiera de sus variantes y especialmente los canelones y lasañas, pero mucha gente no la prepara pensando que será complicado y os puedo decir que no puede ser más fácil.

Se usan pocos ingredientes y el resultado es fantástico, queda una lasaña suave y sabrosa, además podéis dejarla preparada la noche anterior y simplemente calentarla en el horno el día que vayamos a consumirla.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 8 láminas de lasaña
- 2 huevos cocidos
- 2 latas de atún
- Tomate frito
- Queso rallado

Para la bechamel:

- 1 cucharada de harina
- 200 ml de leche
- Aceite de oliva o mantequilla
- Sal
- Nuez moscada (opcional)

PREPARACIÓN:

Lo primero que vamos a hacer es hidratar las láminas de lasaña, para ello y siguiendo las recomendaciones del fabricante las pondremos en agua caliente durante 25 o 30 minutos.



Mientras podemos aprovechar para hervir los huevos durante 10 minutos y reservamos.

Ahora ya sólo tenemos que picar los huevos y mezclar con las dos latas de atún y tomate frito. Ya tenemos preparado nuestro relleno.



Una vez hidratadas las láminas de lasaña, las sacamos a un paño limpio y seco para retirar el exceso de agua.

A continuación vamos a preparar la bechamel. Para ello ponemos un chorrito de aceite de oliva o un poco de mantequilla y la cucharada de harina. Rehogamos bien, y a continuación ponemos la leche. Con la ayuda de unas varillas removemos bien y vamos añadiendo más o menos leche según queramos una bechamel más o menos espesa.

Si os da problemas esta salsa y os aparecen grumos, podéis pasarle la  batidora y así lo solucionamos. Salamos a gusto y si nos gusta le rallamos un poco de nuez moscada.

Para montar la lasaña, vamos a poner dos cucharadas de tomate frito en la base de nuestra fuente apta para el horno.

A continuación ponemos dos láminas de lasaña y sobre ésta una capa de nuestro relleno de atún y huevo.

Volvemos a colocar otra capa de láminas de lasaña y de relleno hasta completar.



Debemos acabar con una capa de láminas de lasaña.

Ponemos la bechamel por encima y espolvoreamos el queso rallado.




Llevamos al horno durante 15 minutos y el queso quede fundido completamente.



Servimos bien caliente y a disfrutar. Como siempre os digo podéis tunear el relleno, pero éste es rápido y gusta a todo el mundo.

¿Os animáis a probar?

lunes, 7 de enero de 2019

Tarta de turrón

Es muy fácil que nos haya sobrado alguna tableta de turrón después de los excesos de estas fechas y por lo vamos a aprovechar preparando una tarta de un sabor impresionante, que no empalaga nada, se hace sin horno y podemos tener preparada la víspera, por lo que todo son ventajas.


Para ello necesitamos el típico turrón de Jijona o turrón blando de almendras, una auténtica delicia, que si tenéis la oportunidad no dudéis en acercaros a esta localidad de Alicante y entrar en alguna de sus muchas fábricas donde veréis como preparan de forma artesanal este fantástico turrón.

INGREDIENTES:

- 200 grs. de galletas
- 80 grs. de mantequilla
- 500 ml. de nata para montar
- 400 ml. de leche
- 2 sobres de cuajada
- 100 grs. de azúcar
- 250 grs. de turrón de Jijona (o turrón blando de almendras)
- Almendra crocanti (para decorar)


PREPARACIÓN (en Thermomix):

En el vaso de la thermomix trituramos las galletas a vel. 5 y la mezclamos con la mantequilla derretida. Presionamos bien ayudándonos del culo de un vaso para cubrir la base del molde.


A continuación, con el vaso limpio echamos el turrón, la nata, la leche, el azúcar y los sobres de cuajada, durante 8 minutos, 90ºC a vel. 5.

Una vez tengamos la mezcla la volcamos sobre la base de galletas. Para ello, utilizaremos una cuchara del revés, de este modo no se nos romperá la galleta.


Dejamos templar un poco, y lo llevaremos al frigorífico durante al menos 4 horas. Yo suelo dejarlo de un día para el otro.


PREPARACIÓN (Clásica):

Trituramos las galletas con ayuda de una batidora y mezclamos con la mantequilla derretida. Presionamos bien ayudándonos del culo de un vaso para cubrir la base del molde.

A continuación, en una olla vertemos el turrón, la nata y la leche (removemos bien hasta que el turrón se deshaga). Reservamos medio vaso de leche para disolver los polvos de la cuajada y lo añadimos a la mezcla anterior.

Por último, echamos el azúcar removiendo bien para que no se pegue, hasta que hierva.

Una vez tengamos la mezcla la volcamos sobre la base de galletas. Para ello, utilizamos una cuchara del revés, de este modo no se nos romperá la galleta.

Dejamos templar un poco, y lo llevamos al frigorífico durante al menos 4 horas. Yo suelo dejarlo de un día para el otro.

¤¤¤¤¤¤

PREPRACIÓN DEL CROCANTI:

Podemos comprar almendra crocanti directamente o comprar almendra cruda en cubitos y hacer nuestro propio crocanti.

Para ello en una sartén ponemos 3 cucharadas de almendra cruda (en cubitos) y cuando empiece a coger calor le añadimos 1 cucharada de azúcar. Removemos bien meintras la almendra comienza a caramelizar. 

Debemos tener cuidado ya que en este punto las almendras están muy calientes y es fácil quemarse. Ya sólo tenemos que pasar las almendras a una fuente de cristal y presionar los cubitos de almendras para que se despeguen unas de otras.

Una vez frías, ya podemos utilizarlas en nuestros postres.


¤¤¤¤¤¤

Con la tarta bien fría ponemos la almendra crocanti por encima y desmoldamos. Por su puesto, la decoración podemos hacerla a nuestro gusto, también queda muy rica con fideos o virutas de chocolate, pero a mi como más me gusta es con el crujiente que le aporta el crocanti.


Y a disfrutar. 


Vais a ver como es una tarta que no cansa, que tiene un sabor a almendra fantástica y que se hace en muy poco tiempo.

¿Os animáis a probar?

lunes, 24 de diciembre de 2018

Árbol de Navidad de hojaldre y chocolate

Desde hace varios años esta receta es ha convertido en un clásico de los blogs de cocina, ya que es una receta muy sencilla con un resultado realmente bonito.

Para todos aquellos que nunca la hayan hecho, decirles que no sólo es por estética, que también, es que además está buenísima, y los peques de la casa pueden participar recortando el hojaldre o ayudando a untar con la crema de chocolate.


INGREDIENTES:

- 2 lámina de hojaldre
- Crema de cacao (la marca que más os guste)
- 1 huevo
- Azúcar glas para decorar

PREPARACIÓN:

Ponemos una lámina de hojaldre sobre nuestra mesa de trabajo y untamos la crema de chocolate. 

Ponemos la otra lámina encima.

Marcamos un triángulo para formar el árbol y con un cuchillo (o un cortapastas) realizamos el corte.



Ahora vamos a realizar los cortes horizontales. Para ello vamos a dejar una zona central sin cortar. Retorcemos cada trozo, dando la apariencia de ramas.



Al sobrarnos los laterales del triángulo aprovechamos para realizar cortes con motivos navideños. Podemos hacer estrellas de diferentes tamaños o incluso árboles de navidad más pequeños, según los moldes que tengamos.

Ya sólo queda llevar el árbol a una bandeja de horno con papel sulfurizado. Podemos poner una estrella en el centro del árbol a modo de decoración.


El resto de estrellas o motivos navideños también las colocamos en la bandeja.


Batimos el huevo y con la ayuda de un pincel cubrimos todo.

Llevamos al horno durante 18-20 minutos a 200ºC.



Ya sólo nos faltaría decorar al gusto. Podemos espolvorear azúcar glas o almendra crocanti. 



En esta ocasión como lo hice con los niños, les pusimos unos lacasitos de colores.

Vais a ver como está buenísimo y no dejarán ni las hojas...

Aprovecho para desearos unas Felices Fiestas a tod@s!!!

¿Os animáis a probar? 

lunes, 17 de diciembre de 2018

Fideuá de marisco de mi amigo Álvaro

Como siempre es un placer visitar la casa de un amigo, pero si encima este amigo preparar unos arroces y unas fideuá de escándalo pues ya ni te cuento, y en este ocasión, de marisco, con gambones, cigalas y gambas...qué más puede pedir...

El resultado salta a la vista aunque lo realmente bueno es preparar y disfrutarla en buena compañía...y con un buen vinito.


INGREDIENTES (para 8 personas):

- 750 grs. de fideo nº 4
- 10 gambones
- 6 cigalas
- 150 grs. de gambas arroceras
- 12 mejillones
- 12 almejas
- 1 calamar en dados
- 1,5 litros de caldo de pescado
- 2 cucharadas de tomate triturado
- Sal
- Aceite de oliva
- Colorante (opcional)

PREPARACIÓN:

Encendemos el paellero en su fuego del centro y ponemos aceite de oliva. 

Vamos a comenzar a rehogar los calamares, los mejillones y las almejas. 


A continuación ponemos los gambones y las cigalas. Vamos removiendo bien para que vayan soltando todo su sabor.

Seguidamente añadimos las gambas arroceras y continuamos rehogando.


Cuando veamos que están cocinadas, ponemos en el centro el tomate triturado.


Ha llegado el momento de añadir el fideo. En este caso hemos utilizado del número 4, aunque podríamos usar el típico redondo de fideuá o incluso el cabellín, eso a vuestro gusto.


Lo rehogamos un poco y los distribuimos por toda la paellera. 


Ahora ha llegado el momento de encender también el fuego exterior y de incorporar el caldo de pescado. Éste debe cubrir la fideuá y un poquito más.


Salamos al gusto y si nos gusta con un poco de color (a falta de azafrán) le podemos dar un toque de colorante.


Ya sólo tenemos que esperar a que reduzca el caldo por completo, lo que nos llevará unos 12 minutos y a servir.


Nos quedará un fideo suelto y con un sabor intenso del que sólo queda disfrutar.


Si os gusta se puede acompañar con salsa ali oli. En esta ocasión estaba tan buena que no quisimos perder ni un punto de sabor a marisco.

No pude tener mejor regalo de cumpleaños. Gracias amigo.

¿Os animáis a probar?