lunes, 9 de diciembre de 2019

Galletas de avena, manzana y nueces

Cada día me gustan más las galletas de avena, y me gusta probar nuevas combinaciones, y estoy convencido que ésta que os traigo os va a encantar, manzanas, nueces y unas gotas de chocolate.

Quedan crujientes por fuera y tiernas por dentro, con un toque de nueces que las hacen adictivas. No podréis comer sólo una.


INGREDIENTES (25 - 30 galletas):

- 150 grs. de copos de avena
- 100 grs. de azúcar
- 75 grs. de harina integral
- 50 grs. de pepitas de chocolate
- 5 grs. de levadura química
- 100 ml. de aceite de girasal (también podeís usar mantequilla)
- 1 huevo
- 30 grs. de nueces
- 1 manzana 
- 1 pizca de sal


PREPARACIÓN (En Thermomix):

Ponemos el azúcar en el vaso y pulverizamos a velocidad 5 - 7 - 9 durante 10 segundos.


Añadimos el huevo, el aceite de girasol, la harina integral, la levadura y la sal. Mezclamos durante 10 segundos a velocidad 6.


Picamos la manzana en cuadrados pequeños, y lo añadimos al vaso, junto con el chocolate, los copos de avena, y las nueces que podemos romper con los dedos. Programamos durante 1 minuto a velocidad espiga.


PREPARACIÓN (Clásica):

En un bol ponemos los ingredientes secos, los copos de avena, el chocolate, el azúcar, la harina integral, la levadura química, las nueces troceadas con los dedos y la manzana en dados pequeños junto con una pizca de sal.

Y a ésta mezcla le añadimos los líquidos, el huevo y el aceite de girasol. Batimos todo bien hasta conseguir una mezcla homogénea. 

******

Precalentamos el horno a 180ºC.

En una bandeja con papel de horno vamos poniendo pequeñas porciones de galletas con la ayuda de una cuchara.

Dejamos sitio entre ellas ya que con el calor crecerán durante el horneado.


Horneamos durante 13 - 15 minutos a 180ºC.

Deben dorarse por los bordes pero no dejar que se queden duras. Ya que lo mejor de estas galletas es que por dentro quedarán super tiernas.


El toque de nueces y manzana es perfecto y si le añadimos el chocolate el resultado es fantástico.


Podéis conservarlas en una lata durante varios días aunque en casa no suelen durar tanto. 

¿Os animáis a probar?

lunes, 2 de diciembre de 2019

Garbanzos con espinacas

Muchas veces ponemos como excusa el tiempo para no preparar guisos de cuchara pero no siempre debemos dedicarle tanto tiempo, por ese motivo hoy os traigo este potaje "falsarius" que está buenísimo y se prepara en apenas 10 minutos. 

Ya no hay excusas para comer sano y de cuchara ahora que ha llegado el frío.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 1 bote de garbanzos cocidos
- 300 grs. de espinacas
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- Tomate frito
- 2 huevos
- Sal
- Pimienta
- Comino


PREPARACIÓN:

Lo primero que vamos a hacer es poner los huevos a cocer. Para ello en un cazo dejamos que los huevos hiervan durante 10 minutos. Reservamos.

Por otro lado vamos a picar la cebolla y los ajos. Dejamos que se poche hasta que se dore.


Incorporamos 4 cucharadas de tomate frito. También podemos usar tomate rallado.


Dejamos que se cocine durante unos minutos. Salpimentamos y si nos guste le damos un toque de comino en polvo.


Añadimos los garbanzos cocidos y ponemos un vaso de agua en nuestra cazuela. 


Dejamos que cocinar unos minutos y añadimos las espinacas.


Podemos usar espinacas crudas directamente al guiso, o como en este caso no tenía y eran congeladas, las metí 4 minutos al microondas y después las añadí al guiso.

Cocinamos unos minutos para que se integren todos los sabores y ponemos el huevo duro por encima.

Servimos y tomamos muy caliente.


Vais a ver que platazo de cuchara nos preparamos en nada de tiempo. Si es que cuando se quiere no hay excusas para comer bien.

¿Os animáis a probar?

lunes, 25 de noviembre de 2019

Tarta de arroz con leche

Para los amantes del arroz con leche esta tarta les va a enamorar, porque nos ofrece disfrutar de este postre pero de un modo diferente, yo aproveché la ocasión para celebrar los diez años de mi ahijada...cómo pasa el tiempo.

Por su puesto la decoración la dejo a vuestra elección ya sea con canela en polvo, como con azúcar quemado por encima...como más os guste.


INGREDIENTES: 

- 1 paquete de galletas María
- 90 grs. de mantequilla
- 1,500 ml. de leche
- 200 grs. de arroz (preferiblemente arroz redondo)
- 200 grs. de azúcar
- 1 palo de canela
- La piel de un limón (sólo la parte amarilla que la blanca amarga)
- 2 sobres de cuajada
- Canela o azúcar para decorar

PREPARACIÓN (en Thermomix):

Lo primero será preparar la base de galletas. Para ello ponemos las galletas y trituramos durante 10 segundos a velocidad 5-7-9.

Después añadimos la mantequilla derretida y mezclamos durante 5 segundos a velocidad 6.

Volcamos sobre nuestro molde, en este caso un molde de 23 cm. y aplastamos con la ayuda de un vaso. 

Reservamos en el frigorífico.


Ponemos la mariposa en las cuchillas y vertemos la leche, el arroz, la cáscara de limón y el palo de canela. Lo tenemos durante 35-40 minutos, a 90º C, velocidad 1.

Pasado este tiempo añadimos el azúcar y los dos sobres de cuajada y programamos durante 5-10 minutos, a 90ºC velocidad 1.

Retiramos el palo de canela y la peladura del limón.


PREPARACIÓN (Clásica):

Lo primero será preparar la base de galletas. Para ello ponemos las galletas y trituramos con la ayuda de una picadora.

Después añadimos la mantequilla derretida y mezclamos hasta conseguir una pasta homogénea.

Volcamos sobre nuestro molde, en este caso un molde de 23 cm. y aplastamos con la ayuda de un vaso. 

Reservamos en el frigorífico.

En una cazuela ponemos la leche, el arroz, la peladura de limón y el palo de canela, y dejamos cocinar a fuego suave durante 40-45 minutos. 

Os aconsejo remover cada 4 o 5 minutos para que no se pegue.

Pasado ese tiempo el arroz tendrá una textura muy melosa por lo que sólo quedará incorporar el azúcar y los dos sobres de cuajada. Removemos bien y lo dejamos otros 5 a 10 minutos. Importante remover bien ya que el azúcar puede hacer que se pegue más fácilmente.

Retiramos el palo de canela y la peladura del limón.

******

Una vez cocinado el arroz con leche tenemos dos opciones, picarlo un poco o dejarlo tal cual, de las dos formas está bueno. Yo en esta ocasión lo pasé pero muy poco, para que sigamos notando los granos de arroz.

Vertemos sobre nuestra base de galletas y llevamos al frigorífico durante al menos cuatro horas.


Es un postre que queda perfecto de un día para otro, por lo que podemos tenerlo preparado con antelación.


Justo antes de servir podemos decorarlo al gusto. 


Por su puesto canela en polvo le va muy bien pero también un poco de azúcar quemado, eso a vuestro gusto.

¿Os animáis a probar? 

lunes, 18 de noviembre de 2019

Tortilla de calabacín y queso azul

Esta tortilla es un plan perfecto para quienes les gusta el calabacín y el queso, ya que en muy poco tiempo tenemos un plato auténticamente gourmet, con ese sabor tan especial que le aporta el queso azul.

Por su puesto, podemos usar otro tipo de queso que nos guste más, por ejemplo mozzarella o algún tipo de queso curado.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 4 huevos
- 1 calabacín
- Queso azul
- 2 lonchas de queso de fundir
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Pimienta

PREPARACIÓN:

Lo primero será lavar bien el calabacín y cortarlo en rodajas finas. Si no es muy grande no hará falta pelarlo.

Ponemos unas gotas de aceite en la sartén y pochamos durante unos minutos.


Aquí será cuestión de gustos, más o menos durito.

Mientras rompemos los huevos y los batimos. Añadimos el calabacín y salpimentamos al gusto.

En una sartén antiadherente ponemos unas gotas de aceite. Cuando la sartén esté caliente añadimos la mitad de la mezcla. Colocamos encima nuestro queso azul y las lonchas de queso y por encima el resto del huevo batido.


Lo tendremos a fuego medio y le damos la vuelta. Mantenemos unos minutos más según como nos guste de cuajada la tortilla.


Servimos bien caliente. 


Vamos a ver como el queso queda fundido y os va a sorprender el sabor que el queso azul le va a aportar. 


Sin duda una combinación fantástica y muy recomendable.

¿Os animáis a probar?

lunes, 11 de noviembre de 2019

Yogur griego casero (sin yogurtera)

El yogur es uno de esos alimentos básicos que solemos tener en nuestros frigoríficos y que por el hecho de pensar que necesitamos otro aparato en casa no nos atrevemos a hacerlo.

Pues bien, hoy vamos a hacer yogur casero, sin yogurtera y con sólo dos ingredientes, por lo que no tenemos excusa para prepararlo.

Además, si seguís los pasos, no sólo vamos a conseguir yogur, sino que vamos a conseguir el yogur más cremosos que jamás hayáis probado. 


INGREDIENTES:

- 1 litro de leche fresca
- 1 yogur natural (sin azúcar)


PREPARACIÓN:

Ponemos la leche en un cazo y llevamos a hervir. 


Cuando lo haga retiramos del fuego y esperamos a que la temperatura a unos 40ºC. Si no tenéis termómetro de cocina, sabremos que está a esa temperatura cuando podamos meter el meñique durante 10 segundos sin quemarnos.


En ese momento, añadimos el yogur natura y mezclamos bien.


Y ya está.

Volcamos el contenido en un tarro de cristal. Tapamos con papel film y con su cierre hermético. Y lo envolvemos con una manta.



Para que se produzca el yogur, lo mejor es tener encendido el horno a 50ºC. Cuando alcance esa temperatura lo apagamos. Y metemos nuestro frasco de cristal envuelto en la manta (y con el horno apagado) hasta el día siguiente. Lo dejaremos 10 - 12 horas.


Yo lo hago por la noche y lo saco al día siguiente. 

Y ya tenemos nuestro yogur.


Ahora si buscamos un yogur más cremoso, tipo griego, vamos a hacer lo siguiente.

En un colador ponemos una malla fina de algodón o si no tenemos, utilizamos gasas como hice yo. Y volcamos el contenido de nuestro yogur.


Vamos a ver como va soltando gran cantidad de suero que debemos retirar para que no esté en contacto con nuestro yogur.


Tapamos con papel film y llevamos al frigorífico entre 4 o 5 horas, según queramos un yogur más o menos espeso.

El resultado es increíble. Un yogur cremoso, nada ácido, con sabor de verdad de yogur. 


Podemos pasar a vasitos individuales o dejarlo en un bote de cristal y servir desde allí.


Os puedo asegurar que en casa desaparecen y es perfecto para hacer un postre rápido, añadiendo al yogur, avena, pipas, coco rallado y frutos secos. 


Si queréis conseguir yogures desnatados, simplemente debemos usar leche y yogur desnatado. 

Delicioso.

¿Os animáis a probar?