lunes, 25 de septiembre de 2017

Pan de pipas

Hoy vamos a preparar unos panecillos, grisines o colines (como queramos llamarle) de pipas.

Son muy crujientes, sanos y deliciosos, que se hacen en muy poco tiempo y se conservan muy bien. 

En esta ocasión con pipas de girasol, pero podemos optar por cualquier otra variedad de semillas.

INGREDIENTES (para 10-12 unidades):

- 150 grs. de harina de fuerza
- 150 ml. de agua
- 50 grs. de pipas de girasol
- 25 ml. de aceite de oliva virgen extra
- 3,5 grs. de levadura seca
- 1/2 cucharada de miel
- 1 cucharadita de sal
- Sal en escamas (opcional)


PREPARACIÓN:

Comenzamos precalentando el horno a 220ºC.

Lo siguiente será tostar ligeramente las pipas para que adquieran más sabor. Para ello las ponemos en una sartén a fuego medio, sin nada de aceite, y vamos removiendo para que no se quemen durante 5 minutos. Reservamos.


En un bol ponemos todos los ingredientes excepto un cuarto de las pipas (15 grs.) y mezclamos bien, hasta conseguir que todos los ingredientes se integren. 

Podemos usar la Therrmomix, volcando todos los ingredientes y mezclando durante 10 segundos a velocidad 2. Debe ser a velocidad baja para no picar las pipas.


La masa la ponemos en una manga pastelera y sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado formamos los panes, tal y como podemos ver en las fotos.


Completamos con las pipas que teníamos reservadas y si queremos, un poco de sal en escamas por encima que le da un toque genial.

Horneamos a 220º C durante 15 minutos o hasta que veamos que estén doradas.


Dejamos enfriar sobre una rejilla y a disfrutar.


Es un snack fantástico, fácil de hacer y con un sabor delicioso. 


Además permite darle diferentes toques, como ponerle un poco de parmesano, orégano o cualquier otro que nos guste.

¿Os animáis a probar?

lunes, 18 de septiembre de 2017

Galletas en churrera

Aprovechando que la churrera trae diferentes tipos de boquilla, vamos a preparar unas galletas muy sencillas, que gracias a una alargada, nos da como resultado estas apetitosas galletas.

Como veis su preparación es muy rápida y sencilla, y al usar manteca conseguimos una textura muy crujiente.


INGREDIENTES:

- 275 grs. de harina
- 1 huevo
- 100 grs. de azúcar glas
- 70 ml. de leche
- 70 grs. de manteca de cerdo (a temperatura ambiente)
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- Azúcar y canela para espolvorear


PREPARACIÓN (Thermomix):

Lo primero será hacer el azúcar glas. Para ello la ponemos en el vaso y pulverizamos 10 segundos a velocidad 5-7-9.

Añadimos el huevo, la leche, la canela y la manteca y mezclamos durante 3 minutos a velocidad 5.

Por último, incorporamos la harina y el bicarbonato y mezclamos durante 5 segundos a velocidad 6 y amasamos 3 minutos a velocidad espiga.


PREPARACIÓN (Clásica):

En un bol ponemos el azúcar y el huevo y mezclamos bien. Añadimos la leche y la canela. Finalmente vamos añadiendo la harina y el bicarbonato poco a poco, con la ayuda de una cuchara de madera, para acabar usando las manos hasta conseguir una mezcla homogénea.

¤¤¤¤¤¤

A la masa le damos forma de bola y la tapamos con papel film para llevarla 1 hora al frigorífico.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Pasada la hora, ponemos la masa en nuestra churrera y vamos haciendo tiras que iremos cortando según el tamaño que queramos darle a nuestras galletas.


Si no tenemos churrera podemos hacer las galletas empleando un rodillo para darle el grosor deseado y un cortapastas para darle forma.

Las colocamos en una bandeja de horno con papel sulfurizado y la espolvoreamos azúcar y canela por encima.


Horneamos durante 10- 12 minutos a 180ºC.


Sacamos a una rejilla para que se enfríen y a disfrutar.


A mi me gusta conservarlas en una caja de lata ya que se conservan genial durante bastantes días.

El toque de canela es fantástico y las hacen irresistibles.


Con estas cantidades tendremos como 60 galletas y aunque parezcan muchas desaparecerán muy rápidamente.

¿Os animáis a probar?

lunes, 11 de septiembre de 2017

Huevos escoceses de codorniz

Hoy vamos a ver como se preparan los huevos escoceses pero en su versión mini, es decir, con huevos de codorniz. Se trata de envolver el huevo cocido en un carne picada (en origen en carne de salchicha) y tras rebozarlo, freírlo para que quede una capa crujiente.

A mi me gusta prepararlos con huevos de codorniz, ya que queda un huevo más pequeño y más fino, pero se puede hacer perfectamente con huevos de gallina, aumentando el tiempo de cocción del huevo y la cantidad de carne picada.


INGREDIENTES (para 2-3 personas):

- 6 huevos de codorniz
- 300 grs. de carne picada (en mi caso de ternera)
- 1 huevo
- Harina
- Pan rallado
- Sal
- Pimienta
- Orégano
- Ajo en polvo
- Curry


PREPARACIÓN:

En primer lugar cocemos los huevos. Desde que el agua hierva los dejamos 2 minutos. Pelamos y reservamos.

Por otro lado vamos a aliñar la carne. Para ello vamos a utilizar aquellas especias que más nos gusten. En mi caso utilicé ajo en polvo, orégano, un poco de curry, sal y pimienta. Mezclamos todo bien.


Cogemos un poco de carne picada y ponemos el huevo cocido en medio. Ahora lo tapamos con la carne haciendo una bola. Repetimos este proceso con todos los huevos.



Pasamos los huevos por harina, huevo y pan rallado. Volvemos a pasar por huevo y pan rallado.


Freímos a temperatura media para que se haga la carne y quede dorado por fuera. A mi no me gusta la carne muy hecha pero eso a gusto de cada uno.


Y servimos acompañado de unas patatas fritas o un ensalada y tenemos un plato perfecto y original.


Tiene una gran ventaja, y es que podemos tenerlo preparado de antemano y simplemente freírlos cuando lleguen los invitados.


Podemos mojarlo en alguna salsa tipo ketchup o mayonesa y se pueden comer tanto calientes como fríos.

¿Os animáis a probar?

lunes, 4 de septiembre de 2017

Rollitos de berenjena de jamón y queso

Hoy vamos a preparar una cena o entrante sano y delicioso, que se prepara en muy poco tiempo, incluso podemos tener preparado de antemano y simplemente darle un toque de horno cuando vayamos a servirlo.

Os sorprenderá lo suave de este bocado que además podemos tunear a nuestro gusto, por ejemplo en lugar de rellenar con jamón york podemos ponerle jamón serrano (yo le puse el otro porque los peques se lo comen mejor), ponerle un queso de cabra o azúl, lo que le dará un punto diferente.


INGREDIENTES (para 2 personas - 8 rollitos):

- 1 berenjena 
- 2 lonchas de jamón york
- Queso rallado
- Queso crema (tipo Philadelphia)
- Sal
- Pimienta
- Perejil picado
- Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:

Lo primero será lavar bien la berenjena y cortarla a lo largo en láminas finas. Después las ponemos en agua con sal y las dejamos 20 minutos para que pierdan el amargor.


Secamos bien cada lámina de berenjena y en una sartén las vamos cocinando a la plancha con una gota de aceite hasta que queden blanditas. Las vamos poniendo en un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite que hayan podido coger.


Ahora vamos a poner una lámina de berenjena y le untamos un poco de queso crema. Sobre ésta ponemos una loncha de jamón york y queso rallado. 

Enrollamos cada rollito y con un palillo lo atamos para que no pierdan la forma.


Los colocamos en una fuente de horno, y salpimentamos al gusto. Podemos espolvorear hiervas aromáticas, yo en este caso perejil picado, pero podéis echar la que más os guste.

Con el horno precalentado, lo ponemos a 180º C durante 10 minutos o hasta que veamos que el queso se funde.


Y listo.




Es una cena fantástica, que acompañada de un ensalada de tomate es ideal. 

¿Os animáis a probar?

lunes, 28 de agosto de 2017

Pancakes japoneses

Sin duda estamos ante uno de los postres más famosos de los últimos meses y no sin razón ya que a pesar de estar ante pancakes en poco se parecen a las tortitas americanas. 

Se trata de una especie de bizcocho super esponjoso y ahí está su mayor características, nunca habréis probado uno igual.

INGREDIENTES (para 4 pancakes):

- 90 grs. de harina de trigo normal
- 2 huevos
- 90 ml. de leche
- 45 grs. de azúcar
- 15 ml. de aceite de girasol
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- 1 pizca de sal
- 1 chorro de zumo de limón


PREPARACIÓN (en Thermomix):

Comenzaremos haciendo el buttermilk, para ello echamos un chorro de zumo de limón sobre la leche y reservamos durante 10 minutos.

Por otra parte, separamos las claras de las yemas.

Ponemos la mariposa a las cuchillas y vertemos la claras y un poquito de azúcar.

Programamos a velocidad 3 1/2 hasta que  veamos que las claras están a punto de nieve. Reservamos.

Sin lavar el vaso ponemos las yemas con el resto del  azúcar. Programamos 5 minutos a velocidad 3 1/2. Quitamos la mariposa y añadimos el aceite, la esencia de vainilla y el buttermilk. Mezclamos durante 10 segundos a velocidad 5.

Añadimos la harina, la levadura y la pizca de sal. Mezclamos todo durante 10 segundos a velocidad 6.

Por último, incorporamos las claras montadas con una lengua pastelera con movimientos envolventes hasta que quede bien integrado.


PREPARACIÓN (Clásica):

Comenzaremos haciendo el buttermilk, para ello echamos un chorro de zumo de limón sobre la leche y reservamos durante 10 minutos.

Por otra parte, separamos las claras de las yemas.

Con la ayuda de una batidora de varillas eléctrica montamos la claras con un poco de azúcar hasta conseguir que estén a punto de nieve. Reservamos.

En otro bol, ponemos las yemas y el resto del azúcar. Batimos bien hasta conseguir que doblen su tamaño. Aproximadamente 5 minutos. Pasado ese tiempo añadimos el aceite, la esencia de vainilla y el buttermilk.

Añadimos la harina, la levadura y la pizca de sal. 

Por último, incorporamos las claras montadas con una lengua pastelera con movimientos envolventes hasta que quede bien integrado.

¤¤¤¤¤¤

Ponemos una sarten al fuego y le echamos una gota de mantequilla (para evitar que se pegue). Ponemos dos aros de emplatar y rellenamos con la mezcla. Tapamos con una tapa o si no disponemos de una con papel de aluminio.


Lo tendremos a fuego medio-bajo durante aproximadamente 6-8 minutos, dependiendo de la altura de los pancakes.


En mi caso, al disponer de dos tipos diferentes de aros, uno lo tuve que dejar más tiempo que el otro al ser más alto.


Con la ayuda de una espátula les damos la vuelta y volvemos a colocar la tapa. Los tendremos durante otros 3 minutos más y listo.

Dejamos que se enfríen un poco y con la ayuda de una puntillas sacamos los pancakes del molde.

Como veis quedan realmente esponjosos y muy sabrosos con un ligero toque a vainilla. Sin duda merece la pena el esfuerzo por probar algo tan delicioso.

¿Os animáis a probar?