lunes, 28 de diciembre de 2015

Alubias negras estofadas con nabos

Las legumbres son unos de los platos más completos que existen y se recomienda su consumo dos o tres veces por semana. Yo las comería todos los días y es que me vuelven loco.


En esta ocasión como me gusta variar y además tengo la suerte de tener muy buen género traído del pueblo hoy ha tocado alubias negras. Es realmente rica, muy pequeñita pero realmente sabrosa. Os invito a probarla.

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 350 grs. de alubias negras (yo calculo dos puñados por persona)
- 3 chorizos
- 1 cebolla
- 1/2  pimiento verde
- 2 zanahorias
- 2 nabos
- 1 diente de ajo
- 1 pastilla de caldo de carne (opcional)
- Agua
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal 


PREPARACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es dejar la noche antes las alubias en remojo en agua fría para que se hidraten.
A continuación en la olla rápida rehogamos las verduras, la cebolla, el diente de ajo, el pimiento, la zanahoria y los nabos. A mí me gusta cortar los nabos con un tamaño más bien grande para encontrarlos en el plato. Si los hacéis muy pequeños casi desaparerán.
Seguidamente escurrimos el agua de las alubias, y las incorporamos a la olla, junto con el chorizo. 
Por último, cubrimos las alubias con agua y añadimos la pastilla de caldo de carne. Echaremos sal al gusto, y removemos bien ante de cerrar la olla.



El tiempo de cocción dependerá de la olla que usemos y de la dureza de la legumbre empleada. En mi caso desde que suben las dos anillas las dejo 10 minutos y apago. Esperar a que bajen nuevamente y ya podemos abrir la olla. 
Rectificamos de sal y servimos. 


Es un plato que podemos tener preparado del día anterior y de esta forma tendrá incluso más sabor. Probad a usar el nabo, le da un toque delicioso. 



Acompañad de una ensalada y tendréis un plato único perfecto. 

¿Os animáis a probar?

domingo, 20 de diciembre de 2015

Tronco de Navidad de turrón y chocolate

Aquí os traigo una idea perfecta para celebrar cualquier fiesta de estas navidades, porque no me podéis negar que con sólo echarle un vistazo ya apetece incarle el diente.


El relleno como siempre es optativo. En este caso y aprovechando las fiestas utilizo turrón del blando de almendras, pero podéis sustituirlo por nata, por chocolate o prácticamente por cualquier otra cosa que os guste.

INGREDIENTES:

Para el Bizcocho:

- 4 huevos
- 90 grs. de azúcar
- 120 grs. de harina
- 1 cucharadita de Levadura Royal® 

Para el almíbar:

- 100 grs. de azúcar
- 50 ml. de agua
Para el Relleno:

- 100 grs. de turrón de almendras blando
- 100 ml. de nata para montar
- 2 hojas de gelatina 

Para la cobertura:

- 150 grs. de chocholate para postres
- 40 ml. de agua
- 40 grs. de mantequilla
- Azúcar glas


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Vamos a comenzar haciendo el bizcocho. Es muy sencillo. Batimos bien todos los ingredientes hasta tener una mezcla homogénea.

Después preparamos una bandeja de horno a la que cubrimos con papel vegetal y sobre éste vertemos toda la mezcla procurando que quede repartido por igual.

Horneamos a 180ºC durante 8 - 10 minutos. No lo podemos hacer más porque sino se rompería al doblarlo.

Mientras se hornea podemos hacer un almíbar. A mi me gusta calar un poco el bizcocho para que no quede tan seco. Nada tan fácil como poner agua en un cazo con el azúcar y dejar que hierva durante 10 minutos. Retiramos del fuego y dejamos que temple.

Sacamos el bizcocho sobre un trapo de cocina limpio y retiramos el papel vegetal. Con ayuda de un pincel los calamos con el almíbar que teníamos templando. Lo enrollamos con el propio trapo de cocina. Reservamos.


Lo siguiente es el relleno

Ponemos en un vaso con agua fría las hojas de gelatina.

Después en un cazo añadimos la nata y sobre éste vertemos el turrón de almendras. Removemos bien hasta que se derrita y se haga una crema. Por último escurrimos bien las hojas de gelatina y las añadimos a la crema de turrón. Lo mezclamos y dejamos templar unos minutos.

Ahora desenrollamos el bizcocho y lo rellenamos con la crema de turrón. Volvemos a enrollarlo.

Con un cuchillo de sierra hacemos un corte en diagonal en una de sus puntas que nos servirá como parte del tronco.


Ya para acabar hacemos la cobertura de chocolate.

Fundimos el chocolate al baño María o en el microondas con cuidado que no se queme. Le añadimos la mantequilla y el agua hasta conseguir que quede un chocolate muy manejable y brillante.

Cubrimos bien el bizcocho con el chocolate. Podéis poner papel de hornear debajo para no manchar demasiado. Después ponemos el trozo que habíamos cortado que hará el efecto de una rama. Y también lo cubrimos de chocolate.

Por último con un tenedor vamos haciendo las ondas sobre el chocolate simulando las marcas de una árbol.


Una vez frío retiramos el papel vegetal que teníamos debajo y lo colocamos en una bandeja para servirlo. Podemos espolvorear un poco de azúcar glas de esta forma parece que ha nevado sobre el tronco y le da un toque navideño perfecto.

Y éste es el resultado. 


Parece complicado pero no lo es tanto. Sólo hay que seguir los pasos y por como queda el resultado merece la pena. Seguro que sorprenderéis a vuestros invitados.

¿Os animáis a probar?

lunes, 14 de diciembre de 2015

Mazapán

Uno de los dulces típicos navideños es el mazapán, y si nadie se ha preguntado como se hace, sólo deciros que es un juego de niños. De hecho esa es la gracia de esta receta. Podemos hacer la masa y que los más pequeños se dediquen a hacer formas, con las manos o con moldes. Seguro que luego desaparecen.


INGREDIENTES:

- 200 grs. de almendra molida
- 200 grs. de azúcar glas
- 1 clara de huevo
- 1 yema de huevo (para pintar)


PREPARACIÓN:

Si tenemos la almendra molida y el azúcar glas, sólo debemos mezclarlo bien y con la ayuda de una clara amasarlo hasta conseguir una bola bien compacta.

Si la almendra es entera podemos picarla con la ayuda de una picadora o la thermomix. 


Una vez que tenemos la bola hecha, vamos cortando pequeñas porciones y hacemos las formas que queramos. La masa es muy manejable, ya que la almendra suelta un aceite que ayuda a que no se pegue.

Y a jugar.... Los peques se lo pasarán genial dando formas.


Una vez tengamos las figuritas, ponemos un papel de horno y los pincelamos con la yema del huevo.

A mi me gusta tener el horno precalentado a 180º C calor arriba y abajo.


Y a la hora de meterlos pongo sólo el grill y en la seguna altura empezando por arriba. Tardan muy poco. En cuanto empiecen a dorarse hay que sacarlos, que sino se quedan duros.

Y a disfrutar.


También una vez hecha la masa podemos tintar el mazapán con colorantes alimentarios y así jugar con diferentes colores. Las posibilidades son muchas.

¿Os animáis a probar?

lunes, 7 de diciembre de 2015

Rollos de canela (Cinnamon rolls)

Llevaba tiempo queriendo preparar los famosos Cinnamon rolls o rollos de canela y tengo que decir que no tardaré en repetir este famoso postre.


Es una receta muy sencilla, ya que apenas hay que amasar y únicamente hay que tener en cuenta los tiempos de levado, pero por lo demás no tienen ninguna difucultad.


Tienen un sabor especial, un olor que te atrapan y te hacen, que sin querer, comas uno tras otro.

INGREDIENTES:

- 650 grs. de harina de fuerza
- 2 huevos
- 75 grs. de mantequilla 
- 225 ml. de leche
- 125 grs. de azúcar
- 25 grs. de levadura fresca
- 1 pizca de sal

Para el relleno:

- 200 grs. de azúcar (también puede ser azúcar moreno)
- 75 grs. de mantequilla
- 2 cucharaditas de canela en polvo
--------------------
- 1 huevo para pintar


PREPARACIÓN (Thermomix):

Añadimos al vaso la mantequilla y la leche y programamos 2 minutos a 37º velocidad 4.

Desmigamos la levadura fresca y programamos 1 minutos a velocidad 3.

Añadimos los huevos y programamos 1 minuto a velocidad 4.

Por último añadimos la harina, el azúcar y la sal y mezclamos durante 10 segundos a velocidad 4.

Terminamos con 5 minutos a velocidad espiga. 


PREPARACIÓN (Clásica):

En un cazo calentamos la leche a la que añadimos la mantequilla para que se deshaga del todo. 

Desmigamos la levadura y con ayuda de una cuchara removemos hasta que se disuelva.

Añadimos los huevos y con ayuda de unas varillas los incorporamos.

A continuación mezclamos en un bol, la harina, el azúcar y la sal, y esta mezcla la vamos incorporando poco a poco al cazo con la leche, hasta tener la masa lista.

¤¤¤¤¤¤

Hacemos una bola con la masa y la ponemos en un bol tapado con un paño limpio de cocina. Dejamos que doble su tamaña. Aproximadamente durante 1 hora.

Una vez pasado ese tiempo, ponemos un poco de harina en nuestra mesa de trabajo y con la ayuda de un rodillo le vamos estirando hasta conseguir una masa rectangular.

Ya sólo queda untar bien todo el rectángulo de masa con la mantequilla y espolvorear por encima el azúcar y la canela.


Enrollamos la masa y cortamos en 12 rollos. Si queréis podéis hacer rollos más pequeños y hacerlos en dos tandas en el horno. Eso a vuestro gusto.

Ponemos papel de horno en una bandeja y vamos colocando cada rollo.

Dejaremos espacio entre ellos ya que elevaran su tamaño. Aquí viene el segundo levado. Los dejaremos durante otra hora hasta que nuevamente doblen su tamaño.


Pasado ese tiempo pincelamos con huevo batido y con el horno precalentado, los hornearemos durante 15 minutos a 180ºC.



A mi me gustan así, pero en muchos sitios los venden con un glaseado por encima. Si queréis con glaseado, únicamente tendréis que esperar a que terminen de hornearse y en ese momento exteder un glaseado consistente en 100 grs. de azúcar glas, 100 grs. de queso crema y 30 ml. de agua. Lo mezclamos todo bien y lo extedemos.


Como os he dicho, yo prefiero sin el glaseado (me parece excesivo) pero no puedo negar que también le va bien.


Se pueden tomar calientes o fríos. E incluso se pueden congelar y simplemente cuando vayamos a consumirlos, los sacamos del congelador 45 minutos antes y les damos un toque de calor al microondas. 


Ya sólo queda preparar un buen café con leche y a disfrutar.

¿Os animáis a probar?

lunes, 30 de noviembre de 2015

Conejo guisado con Portobello

Hoy os traigo una curiosidad o más bien un descrubrimiento, se trata del Portobello, un champiñón algo diferente al clásico, conocido como el champiñón exótico, que últimamente se ha puesto de moda por su color tostado en su sombrero pero muy blanco en su tallo.


A la hora de cocinarlo es más terso y firme, con un sabor más dulce y delicado que el blanco. No es mucho más caro, así que os invito a probarlo.

En esta ocasión acompañando de un conejo guisado, fácil y muy rico, para mojar pan.

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 1 conejo (troceado y limpio)
- 1 zanahoria grande
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- 2 tomates
- 1 pimiento rojo
- 300 grs. de champiñón portobello (o el blanco de siempre)
- 1 vaso de vino blanco
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- Sal
- Pimienta
- Perejil picado (u otra hierba aromática)
- Aceite de oliva virgen extra


PREPARACIÓN:

Comenzamos salpimentando el conejo. A continuación en una sartén o cazuela grande, ponemos aceite de oliva a fuego fuerte para dorarlo.


Una vez dorado reservamos el conejo.

A continuación en ese mismo aceite sofreímos la cebolla, el ajo, la zanahoria y el pimiento.


Cuando esté pochado, cortamos los champiñones (bien limpios) como vemos en las fotos, y cuando esté cocinado, le añadimos los dos tomates y la cucharadita de pimentón.


Ya sólo queda añadir el conejo a la cazuela, espolvorear pereji picado y añadir el vaso de vino blanco. Dejamos que se cocine a fuego medio durante 40 minutos aproximadamente.

Si queremos más salsa, al vaso de vino blanco podemos añadirle otro vaso de caldo de carne o, en el caso de no tener, un vaso más de agua. En mi caso no me hizo falta con el vino fue suficiente, y como se cocinó, el alcohol se evaporó por completo.


En lugar de perejil podemos poner tomillo y romero que le va muy bien al conejo.


Os recomiendo acompañarlo con un buen pan, porque la salsa está de lujo.



No me negaréis que el resultado es apetecible.

 ¿Os animáis a probar?

lunes, 23 de noviembre de 2015

Pasteles de Belem (Pastéis de Belem)

Uno de los mejores postres que he probado en mi vida son los Pastéis de Belem o pastéis de nata, especialidad típica de Portugal. 

La primera vez que los probé fue en Lisboa y tengo que decir que son una auténtica delicia. Como curiosidad deciros que a pesar de conocerse como pasteles de nata, no llevan nata, más bien una crema con base de huevo, yemas y azúcar.




Es cierto que su receta secreta sólo la conocen 2 o 3 personas en el mundo pero la receta que os traigo le hace auténtica competencia a la original. Son simplemente fantásticos.

INGREDIENTES (para 12 pasteles):

- 1 plancha de hojaldre fresco (yo uso del Lidl)
- 250 grs. de azúcar
- 125 ml. de agua
- 30 grs. de harina
- 4 yemas
- 250 grs. de leche
- Piel de limón
- 1 palo de canela
- Mantequilla para untar los moldes
- Azúcar glas o canela para espolvorear 


PREPARACIÓN:

Comenzamos haciendo un almíbar. En un cazo ponemos el agua y el azúcar y dejamos que hierva durante 5 minutos. Reservamos.

Diluimos la harina en un poco de leche. Intentamos que no nos queden grumos. 

El resto de la leche la ponemos en un cazo junto con la piel de limón y el palo de canela. Cuando empiece a hervir le añadimos la mezcla de harina y leche, y removemos bien. Esperamos a que vuelva a hervir para retirarlo del fuego.

Si véis que no conseguís que la harina se integre bien y os quedan grumos, no dudéis de tirar de batidora. 

Añadimos el almíbar en hilo sin parar de batir hasta que quede todo bien mezclado. Por últimos lo colamos todo y reservamos para que temple.


Es la hora de ponernos con el hojaldre.

Extedemos la plancha y la enrollamos haciendo un rulo. Cortamos porciones de 3 cm aproximadamente (Nos tienen que salir 12 porciones).

Untamos los moldes (yo uso moldes de flaneras) con la mantequilla para poder desmoldar posteriormente los pasteles.

Y ponemos cada porción de hojaldre en cada molde.

Ponemos el hojaldre sobre el fondo del molde y con los dedos vamos adaptando la masa al molde, del centro hacia fuera, para que tome la forma. Dejamos los bordes un poco más gordos.

Repetimos la operación con el resto de moldes.


Por último vamos a rematar la crema.

Batimos las yemas y las colamos sobre la crema. Mezclamos bien y vertemos en los moldes de hojaldre.


Con el horno precalentado, horneamos a 220º durante 25 minutos aproximadamente. Lo que buscamos es que se dore la crema, ese será el momento de sacarlos del horno.


Desmoldamos con la ayuda de un cuchillo o puntilla y dejamos que se enfríe.


Ya sólo tenemos que espolvorear azúcar glas y canela y a disfrutar.




Un manjar del que ya podemos disfrutar sin necesidad de visitar nuestro país vecino (aunque como excusa tampoco está mal).

¿Os animáis a probar?

lunes, 16 de noviembre de 2015

Nuggets de merluza

Si hay una comida que le gustan a mis peques esos son los nuggets de merluza. Yo utilizo merluza congelada sin piel ni espinas, de esa forma me aseguro que los niños puedan comerla sin ningún temor a encontrarse alguna espina, y además es muy económica, por lo que lo tiene todo.


INGREDIENTES:

- 250 grs. de merluza
- 50 grs. de queso rallado o queso crema
- 50 grs. de leche
- 50 grs. de pan de molde
- Sal


Para el rebozado:

- Harina
- Huevo
- Pan rallado
 


PREPARACIÓN (Thermomix):

Cortamos la merluza en trozos pequeños y la incorporamos al vaso. Trituramos durante 5 segundos a velocidad 8.

Añadimos la leche, el queso (yo usé queso tipo Philadelphia) y el pan y trituramos durante 15 segundos a velocidad 7.

Podemos añadirle sal, ajo en polvo o pimienta a gusto.
 


PREPARACIÓN (Clásica):

Cortamos la merluza en trozos pequeños y con la ayuda de una vaso picador o una batidora trituramos bien.

Añadimos la leche, el queso (yo usé queso tipo Philadelphia) y el pan y volvemos a triturar.

Podemos añadirle sal, ajo en polvo o pimienta a gusto.

Retiramos del vaso y lo volcamos en un plato. 

 ¤¤¤¤¤¤

Ya sólo queda dar forma a los nuggets. Queda una pasta un poco ligera pero en cuanto lo pasamos por harina coge consistencia. 

Yo cojo una bolita, la paso por harina, después por huevo y finalmente por pan rallado. Aplasto con la mano un poco la bolita y ya tengo el nugget preparado.

Si vemos que queda un poco blanda, podemos meter unos minutos los nuggets en el congelador antes de freirlos.


Ponemos una sartén con aceite de oliva y los freímos. Sacamos a un plato con papel absorbente y a disfrutar.

A mi me gusta hacer de más y congelarlos. De esta manera siempre tengo una cena en la recámara.


Una receta que no falla para los más peques (y también para los más mayores).

¿Os animáis a probar?