lunes, 7 de diciembre de 2015

Rollos de canela (Cinnamon rolls)

Llevaba tiempo queriendo preparar los famosos Cinnamon rolls o rollos de canela y tengo que decir que no tardaré en repetir este famoso postre.


Es una receta muy sencilla, ya que apenas hay que amasar y únicamente hay que tener en cuenta los tiempos de levado, pero por lo demás no tienen ninguna difucultad.


Tienen un sabor especial, un olor que te atrapan y te hacen, que sin querer, comas uno tras otro.

INGREDIENTES:

- 650 grs. de harina de fuerza
- 2 huevos
- 75 grs. de mantequilla 
- 225 ml. de leche
- 125 grs. de azúcar
- 25 grs. de levadura fresca
- 1 pizca de sal

Para el relleno:

- 200 grs. de azúcar (también puede ser azúcar moreno)
- 75 grs. de mantequilla
- 2 cucharaditas de canela en polvo
--------------------
- 1 huevo para pintar


PREPARACIÓN (Thermomix):

Añadimos al vaso la mantequilla y la leche y programamos 2 minutos a 37º velocidad 4.

Desmigamos la levadura fresca y programamos 1 minutos a velocidad 3.

Añadimos los huevos y programamos 1 minuto a velocidad 4.

Por último añadimos la harina, el azúcar y la sal y mezclamos durante 10 segundos a velocidad 4.

Terminamos con 5 minutos a velocidad espiga. 


PREPARACIÓN (Clásica):

En un cazo calentamos la leche a la que añadimos la mantequilla para que se deshaga del todo. 

Desmigamos la levadura y con ayuda de una cuchara removemos hasta que se disuelva.

Añadimos los huevos y con ayuda de unas varillas los incorporamos.

A continuación mezclamos en un bol, la harina, el azúcar y la sal, y esta mezcla la vamos incorporando poco a poco al cazo con la leche, hasta tener la masa lista.

¤¤¤¤¤¤

Hacemos una bola con la masa y la ponemos en un bol tapado con un paño limpio de cocina. Dejamos que doble su tamaña. Aproximadamente durante 1 hora.

Una vez pasado ese tiempo, ponemos un poco de harina en nuestra mesa de trabajo y con la ayuda de un rodillo le vamos estirando hasta conseguir una masa rectangular.

Ya sólo queda untar bien todo el rectángulo de masa con la mantequilla y espolvorear por encima el azúcar y la canela.


Enrollamos la masa y cortamos en 12 rollos. Si queréis podéis hacer rollos más pequeños y hacerlos en dos tandas en el horno. Eso a vuestro gusto.

Ponemos papel de horno en una bandeja y vamos colocando cada rollo.

Dejaremos espacio entre ellos ya que elevaran su tamaño. Aquí viene el segundo levado. Los dejaremos durante otra hora hasta que nuevamente doblen su tamaño.


Pasado ese tiempo pincelamos con huevo batido y con el horno precalentado, los hornearemos durante 15 minutos a 180ºC.



A mi me gustan así, pero en muchos sitios los venden con un glaseado por encima. Si queréis con glaseado, únicamente tendréis que esperar a que terminen de hornearse y en ese momento exteder un glaseado consistente en 100 grs. de azúcar glas, 100 grs. de queso crema y 30 ml. de agua. Lo mezclamos todo bien y lo extedemos.


Como os he dicho, yo prefiero sin el glaseado (me parece excesivo) pero no puedo negar que también le va bien.


Se pueden tomar calientes o fríos. E incluso se pueden congelar y simplemente cuando vayamos a consumirlos, los sacamos del congelador 45 minutos antes y les damos un toque de calor al microondas. 


Ya sólo queda preparar un buen café con leche y a disfrutar.

¿Os animáis a probar?

6 comentarios:

  1. Te han quedado estupendos, no me extraña que no tardes en repetirlos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Que buena pinta que tiene, me has abierto el apetito jaja,
    Soy del blog Obsesión por la Lectura y te sigo desde ya, ¿Te puedes pasar por mi blog y si te gusta seguirme?,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasaré por tu blog, no te quepa duda.... Si hay algo que me gusta tanto como la cocina es la lectura... Bienvenida.... Y nos vemos por tu blog

      Eliminar
  3. Sergio lastima que no pueda meter la mano por la pantalla del ordenador Munnnnnnn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pena es no poder oler los rollitos a través de la pantalla, jeje.

      Eliminar